Origen del Yoga Tibetano

Origen del Yoga Tibetano

El BÖN: es una antigua tradición chamánica y animista tibetana anterior a la llegada del budismo. Recientemente el decimocuarto Dalai Lama, Tenzin Gyatso, ha reconocido esta tradición como la quinta escuela del budismo tibetano junto con la Kagyu, Nyingma, Sakya y Gelug.

El Bön influyó mucho en las creencias del Budismo Tibetano, creando una especie de sincretismo religioso. La adaptación del Bön al Budismo, como consecuencia de la presión histórica ejercida por este sobre el primero, configuró el Bön llamándolo “Bön Blanco”, cuyos textos fundamentales son los Vehículos del Fruto.

Por su parte, el “Bön Negro” o Bön Primitivo rechaza el budismo y sus enseñanzas se encuentran contenidas en los Cuatro Vehículos de la Causa, dando lugar a los 9 vehículos del canon Bonpo.

EL BUDISMO TIBETANO: El budismo tibetano denominado también lamaísmo, comprende el budismo desarrollado en los Himalayas. También conocido como Vajrayana y Budismo Tántrico. Esta forma de budismo es seguida por el 6% de todos los budistas, siendo una de las escuelas budistas más practicadas y una de las mejor conocidas en Occidente. El budismo Mahāyāna entró en el Tíbet gracias al gurú indio Padmasambhava en el siglo VIII.

Hasta ese momento, existía en el Tibet una religión de carácter animista y mágico, llamada Bön. Con el auge del budismo la religión Bön no desapareció, pero se inició una transformación de la misma. Parte de la creencia Bön influyó también en el Budismo Tibetano.

Tiene las siguientes características:

a. Conserva el chamanismo de la antigua religión Bön del Tíbet.

b. Se deriva del vajrayana, una subcorriente del mahayana, budismo no ortodoxo.

c. Buena parte de sus ritos se basan en el misticismo esotérico del Tantra.

d. Cree que cada persona ya tiene la iluminación en su interior y que puede descubrirla con la guía personal de un maestro espiritual.

e. Los grandes lamas monásticos – llamados tulkus – se ven como reencarnaciones repetidas en el mismo papel de monjes. Cada vez que uno de ellos muere se busca a su próxima encarnación, en el Tíbet e incluso en otras partes del mundo.

f. Una de las figuras más relevantes en esta tradición es el Dalai Lama, quien tiene una gran influencia personal en muchos líderes mundiales.

g. En la década de 1950, China invadió Tíbet, suprimiendo la religión y destruyendo muchos monasterios.

EL BUDISMO TÁNTRICO: El tantra es una esotérica tradición de ritos y yoga, que surgió en el Hinduísmo, en el siglo VI y se fundamenta en los textos sagrados conocidos como Tantras. Es una forma de filosofía espiritual muy especial, conocida por su complicado uso del mantra y el mandala. Utiliza técnicas muy complejas destinadas a llevar la iluminación espiritual por caminos muy concretos. Normalmente sólo se revelan a los iniciados y cada guru se las transmite directamente a su discípulo. La experiencia sexual o el movimiento físico son caminos de iluminación.

Gujerati, el hombre cósmico, contienen los principios tántricos del movimiento físico, como un camino para la iluminación espiritual. El budismo se vincula con el Tantra desde el siglo VI fundamentado en los textos llamados Tantras. Emplea la meditación, el ritual, el simbolismo y la magia, esta última no pertenece a las enseñanzas del Buda pero fue incluida porque el Tantra se considera una vía más rápida para alcanzar la naturaleza del Buda que el camino de los bodhisativas.

El equivalente tibetano, rgyud, tiene el sentido de continuidad, y puesto que en el budismo se asocian los términos tantra y prabhanda, el término tibetano se puede entender en el sentido de “continuidad de la luminosidad”.

El Tantra intenta experimentar la interrelación o conexión entre todos los estadíos y comunicaciones humanas porque todo es naturaleza de Buda, con la experiencia adecuada. Los opuestos complementarios como amor y odio se disuelven en la naturaleza indiferenciada del Buda y carecen de realidad en sí mismos. El Tantra budista, también usa los mantras, sonidos sagrados denominados mantrayana.

Vajrayana es un nombre dado al budismo tántrico y significa Vehículo del Rayo. Vajra es un objeto ritual de dos cabezas empleado como campana. En la mano derecha representa lo masculino, la habilidad y la compasión en cambio sostenido en la mano izquierda representa lo femenino, la sabiduría, el vacío y el nirvana. En el centro de la meditación están los dhyani-Budas: Akshobya, Amitabha, Amoghasiddhi, Ratnasambhava y Vairocana. Son los jinas o eminentes.